Relájate entre vino

Cuando pasamos por épocas de estrés solemos pensar o decir “voy a ir a un balneario a relajarme”. Es verdad que resulta una buena ocasión para desconectar de las preocupaciones de nuestro día a día y de la rutina. Pero no todo es relajarse por medio de masajes, agua o tranquilidad en el ambiente. Ir a un balneario también es sinónimo de belleza, cuidados y tratamientos. En esta ocasión hablaremos de la vinoterapia.

M a n u e l

Todos sabemos que las uvas son una fuente de vitaminas natural entre las que destacan la A, B, C, K, D y la E. Además son muy ricas en hierro, fósforo, fibra, potasio y contiene flavonoides que tienen una acción antioxidante, contribuye a mantener nuestra piel hidratada y elevan los niveles de colesterol bueno. Hay que destacar también que son buenas tanto para la piel como para que el cabello.

De esta forma, si extraemos las propiedades de las uvas podemos realizar unos tratamientos de vinoterapia. Con estas nuevas técnicas podemos aportar beneficiosos a la piel para que parezca más joven.

En cuanto a los tratamientos concretos que se realizan en los balnearios están los que tonifican los senos o reafirman glúteos u ofrecen masajes para relajarse, entre otros. En resumen, lo que se pretende con todas las técnicas en las que se utiliza la vinoterapia es intentar rejuvenecer nuestra apariencia.

La historia de la vinoterapia es curiosa, ya que comenzó cuando surgieron las bodegas y los viñedos más antiguos de Europa. A pesar de ello, hasta hace unos años no se ha comenzado a practicar. Un detalle curioso es que los vinos que más se utilizan son el Lambrusco, el Sauvignon, el Chianti, el Cabernet o Merlot y el Rioja.

A continuación dejaremos tres balnearios donde conocer esta técnica, ahora no tienes excusa para cuidarte y mimarte un poco más.

spa1

Un lugar donde no te deleitarás únicamente del sabor de las uvas, sino que disfrutarás de un baño de vino, de un exfoliante de uva y fango de vino, de hidratación corporal y de una facial vino-sensación.

dsc1929-copia-1436202890

Combatir el envejecimiento a través de los tratamientos que aquí se realizan hará que al mejorar la circulación cardiovascular, se proporcione una mayor elasticidad en tu piel.

VinothérapieAquí encontrarás tratamiento tanto en húmedo como en seco, especializados en la esencia de la uva. De esta forma tu piel lucirá más limpia, suave e incluso se llegará a revitalizar.

 

Balnearios de cerveza

¡Uuuuh, biiiirra! Es lo que exclama Homer Simpson al ver esta legendaria bebida. En el mundo occidental su consumo está ampliamente extendido, en los países árabes debido a cuestiones religiosas y culturales quizás no tengan especial predilección por este líquido y prefieran tés o zumos.

En Europa la religión no se atrevió a lanzar una campaña contra la cerveza, en buen embolado se habrían metido… Si hubiera sido el islam el que aceptara el consumo de bebidas alcohólicas, en vez del cristianismo… De Faro a Oslo y de Reijkiavik a Atenas se rezaría hacia La Meca, sin ninguna duda. Sin ir más lejos, de sobra es conocido la marca del abad barrigudo con una buena jarra en la mano. Tonta no es la Santa Madre Iglesia que simboliza la sangre con vino.

 

En nuestro Estado cada marca tiene sus devotos, como los pandilleros de los barrios norteamericanos, se reparten el mercado geográficamente, Cruzcampo, Mahou, Estrella Damm, Amstel… cada una tiene su rango de acción, aunque hay una que a través de la diáspora migrante de sus afiliados conquista terrenos cual Cid. Hablamos de Estrella Galicia, quién no conoce al típico gallego sibarita que dice: a mí dame una de esas y no me des lo que sale del desagüe.

Pues en toda esta gente ha pensado los iluminados checos, si a este placer se le podía unir otro, a parte del de departir con tus congéneres, ese eran los balnearios. Ni más ni menos, balnearios de cerveza. Ya te puedes sumergir en tu caldo preferido, en resorts como el Karlovy Vary sin preocuparte por sufrir una deshidratación, puesto que tienes consumo ilimitado de la cerveza de la casa.

Pero como buenos españoles esto no podía quedar así, por lo que sacamos nuestra copia barata. En Cofrentes, sí ahí al lado de la central nuclear, han construido el Beer Cofrentes Village para que si te pilla el apocalipsis radiactivo, te coja bien descansado y bebido.

Las ciudades del descanso

Cuando decidimos ir a un balneario o un spa miramos siempre la mejor oferta posible en la relación calidad-precio.  En muchas ocasiones, el buscar lo más barato o, incluso, lo más conocido hace que nos precipitemos en nuestra elección.

Más allá de los grandes balnearios de los que disponemos en España y que podemos ver también en Europa, lo cierto es que existen ciudades que parecen preparadas únicamente para esto. Por ello, os vamos a ofrecer las cinco mejores ciudades-balneario del mundo.

1.       Bath

bath-banos-termales

En Inglaterra encontramos una de las grandes maravillas del mundo. Esta ciudad de 80.000 habitantes y declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco es un lugar de obligada visita se viajas al Reino Unido. Aquí encontramos una Abadía del siglo XV, el Royal Crescent y, sobre todo, las mejores termas romanas del mundo. Ya disfrutadas por los romanos, en sus increíbles instalaciones encontramos los únicos manantiales naturales de agua caliente de las Islas. Con vistas a la Abadía, sus aguas tienen grandes propiedades curativas.

 2.       Karlovi Vary

karlovy vary

La belleza transformada en balneario. Es el segundo lugar más visitado de la República Checa. Un total de 13 fuentes termales minerales cuyas propiedades benefician, especialmente, a los aparatos digestivo y locomotor. Es una ciudad creada para esto. Surgió en el siglo XIV con motivo de un descubrimiento del emperador Carlos IV. Se tomó el ejemplo de Bath y se convirtió en una ciudad-balneario. Es, sin duda, uno de los mayores paraísos de esta zona de Europa

3.       Vichy

vichy

En nuestro país vecino encontramos a la, probablemente, ciudad-balneario más mediática debido a la promoción y la publicidad que se hace de la misma, aunque está un nivel por debajo de las anteriores. Sus fuentes minerales y su agua, la cual también se puede consumir, hacen que esta ciudad haya dado un giro al conocimiento del mundo sobre ella. Y es que era conocida por ser la capital francesa durante la II Guerra Mundial, dato que muy pocos recuerdan ya, gracias a su maravilloso recurso natural, el agua.

4.       Spa

spa belgica

Conocida por su famoso circuito de Fórmula 1, es la ciudad de las aguas de Bélgica. Por sus termas han pasado los personajes más importantes de la Europa del siglo XIX. Un hecho que podemos apreciar en las pinturas del famoso Antoine Fontaine, que retrató a los 96 personajes más famosos que pasaron por aquí.

 5.       Orense

termas orense

 No podíamos hablar de ciudades-balneario importantes y no nombrar a la mayor visitada de nuestro país. Las propiedades de sus aguas son infinitas y pasar un verano en sus aguas termales es misión imposible, prácticamente. Un auténtico paraíso en tierras gallegas cuya belleza está siendo fundamental a la hora de conservar el turismo en esta región en un momento tan complicado como el actual.

 

Diferencias entre balneario y spa

La mayoría de las veces, al hablar de nuestras vacaciones, hablamos indistintamente de haber ido a un spa o a un balneario. Solemos generalizar el concepto. Hoy vamos a mostrar las diferencias entre uno y otro.

El primer error es asegurar que se ha ido a un spa o un balneario para relajarse. Es cierto que en ambos existe una gran sensación de relajación, pero no los dos están creados para eso.  Un balneario es el centro al que debes acudir siempre y cuando quieras recibir tratamientos de parte de personal médico. Por tanto, no está hecho solo para descansar, sino para acabar con problemas musculares.

Y es que un balneario es un lugar que posee aguas mineromedicinales declaradas de utilidad pública. Sin embargo, y aquí tenemos otra de las diferencias, un spa utiliza agua del grifo mezclada con otros componentes. Su agua no dispone de ninguna característica especial como la de los balnearios.

balneario

Otra de las diferencias es la temperatura del agua. En las aguas termales el calor y el frío de las aguas es totalmente natural. En un spa, el agua es calentada artificialmente. De esta forma, es menos efectiva, y de ningún modo nos sirve para eliminar problemas musculares, ya que no es un calor natural.

La última de las diferencias, son los tratamientos. En un balneario son obligatorios una serie de tratamientos y contar con el personal adecuado para ello. Existen unas normas que deben tener y cumplir, sino, no pueden considerarse como tal. Mientras, un spa no está obligado a realizar ningún tratamiento. Se basta con los circuitos que propone y con sus aguas para que el visitante consiga relajarse, nunca con la obligación de tratarse.

spa

Estas son las principales diferencias entre un balneario y un spa. Ahora, una vez que sabemos cuándo debemos utilizar cada término, toca decirlo bien y presumir de haber ido a un balneario o un spa sin equivocarnos.