La evolución de los balnearios

Fuente: Wikipedia

Fuente: Wikipedia

El agitado ritmo de vida que llevamos en los últimos tiempos, ha desatado un estrés casi patológico en gran parte de la población; y llegado el caso, aspectos de la vida cotidiana como trabajo, estudios, familia, o mala alimentación pasan factura; tanto, como para plantearnos la necesidad de una tregua en nuestra alocada carrera, permitiendo que la prisa deje paso por un momento a la relajación y la tranquilidad.

Hablemos de los balnearios.

Por hacer un poco de historia, recordemos que desde tiempos remotos, las tribus han utilizado el agua, y aún el barro, como elementos terapéuticos, basándose solo en el instinto, en la experiencia y en la capacidad de observación para terminar incorporándolos en la cultura popular.

Los antiguos griegos observaban que los animales heridos o enfermos llegaban a un manantial de aguas termales o azufradas, se rebozaban y se mejoraban rápido. Eso les hizo pensar que se trataba de agua sagrada, lo que provocó la adoración de este elemento convirtiéndolo en símbolo de pureza. Tiempos remotos en que la fe era la base de la curación.

En la Edad Media, se comenzó a abandonar la práctica, ya que en la Europa Cristiana renunciaba al ritual de cuerpo-higiene, y se practicaban más los retiros en monasterios; sin embargo para el siglo XVI se le da un giro distinto al ámbito religioso medieval convirtiéndose el hombre con el “Humanismo”, en el centro en torno al que gira todo, y la llegada de la imprenta permitió documentar todas los antiguos saberes populares sobre la hidroterapia.

A principios del siglo XIX, por influencias de la “Ilustración”, surgiría una nueva generación de médicos que adoptaron las terapias curativas de otros tiempos; por otro lado, el siglo XX marcó una tendencia basada en la salud y el bienestar, donde se encontraron los elementos sociales y científicos, necesarios para que hoy, esta práctica continúe siendo una alternativa más que saludable.

4 baños terapéuticos caseros para tu salud

Karl Cossio

Fuente: Karl Cossio

Regalar a tu cuerpo salud, relajación, belleza y bienestar es el mejor obsequio que te brindará la satisfacción perfecta dentro de un mundo lleno de complejidades.

De manera profesional, existen los balnearios que pueden ser de dos tipos: médicos o estéticos.

  • con fines médicos: se componen de baños medicinales y suelen utilizar los elementos termales, como son: las aguas minero medicinales, vapores, gases, barro, entre otras que completan el tratamiento terapéutico.
  • Con fines no médicos: se concentran en la estética o la higiene, conlleva sesiones de masajes, rayos uva, saunas, gimnasio, camas de aguas que completan el tratamiento de belleza.

Pero tienes la opción de realizar baños terapéuticos caseros sin salir de casa ni gastar dinero. Estos baños reducen las dolencias, sumergen en una relajación armónica de cuerpo-alma y ayudan a eliminar de toxinas; pero más allá de eso, se pueden utilizar para beneficio y bienestar propio.

Remedios naturales y hierbas serán los doctores perfectos en el tratamiento. Te recomendamos 4 recetas sencillas, pero muy efectivas.

Manzanilla

Fuente: imagen de Google

Fuente: imagen de Google

La Manzanilla cuenta con propiedades medicinales, es muy utilizada en el té, pero también puede ser usada en baños relajantes, ya que sus propiedades son antiinflamatorias, digestiva y sedante por lo que se emplea tanto en uso externo como en uso interno.

El baño terapéutico consiste en hervir durante 10 minutos un puñado de manzanilla en un litro de agua, después se retira y se echa en el agua de la bañera y listo. Tomar el baño entre 12 a 15 minutos.

La manzanilla es un calmante natural, por esto es recomendado para las personas nerviosas o estresadas.

Menta

Fuente: Aula Natural

Fuente: Aula Natural

La menta es una planta con propiedades relajantes y es una hierba aromática con fragancia refrescante… componentes perfectos para preparar una infusión y añadirla en al baño.

Eucalipto

Fuente: imagen de Google

Fuente: imagen de Google

Las propiedades depurativas de la piel, desinfectante natural, descongestionante nasal y perfecto combatiente de las infecciones respiratorias, hacen al Eucalipto un perfecto componente medicinal para un baño terapéutico. La preparación es la misma que la mencionada arriba.

Jengibre

beneficios-jengibre

Fuente: imagen de Google

Esta planta que se utiliza desde la raíz hasta las hojas, forma parte de la medicina tradicional en China y la India desde hace miles de años. Ha sido objeto de estudios por los científicos por sus efectos curativos.

Está compuesto de vitaminas, antioxidante y ácido; y en sus propiedades están aliviar el malestar gástrico, combatir el estrés y luchar contra el envejecimiento de las células. Es utilizado en la cocina, los tés y en baños caseros terapéuticos.

Relájate entre vino

Cuando pasamos por épocas de estrés solemos pensar o decir “voy a ir a un balneario a relajarme”. Es verdad que resulta una buena ocasión para desconectar de las preocupaciones de nuestro día a día y de la rutina. Pero no todo es relajarse por medio de masajes, agua o tranquilidad en el ambiente. Ir a un balneario también es sinónimo de belleza, cuidados y tratamientos. En esta ocasión hablaremos de la vinoterapia.

M a n u e l

Todos sabemos que las uvas son una fuente de vitaminas natural entre las que destacan la A, B, C, K, D y la E. Además son muy ricas en hierro, fósforo, fibra, potasio y contiene flavonoides que tienen una acción antioxidante, contribuye a mantener nuestra piel hidratada y elevan los niveles de colesterol bueno. Hay que destacar también que son buenas tanto para la piel como para que el cabello.

De esta forma, si extraemos las propiedades de las uvas podemos realizar unos tratamientos de vinoterapia. Con estas nuevas técnicas podemos aportar beneficiosos a la piel para que parezca más joven.

En cuanto a los tratamientos concretos que se realizan en los balnearios están los que tonifican los senos o reafirman glúteos u ofrecen masajes para relajarse, entre otros. En resumen, lo que se pretende con todas las técnicas en las que se utiliza la vinoterapia es intentar rejuvenecer nuestra apariencia.

La historia de la vinoterapia es curiosa, ya que comenzó cuando surgieron las bodegas y los viñedos más antiguos de Europa. A pesar de ello, hasta hace unos años no se ha comenzado a practicar. Un detalle curioso es que los vinos que más se utilizan son el Lambrusco, el Sauvignon, el Chianti, el Cabernet o Merlot y el Rioja.

A continuación dejaremos tres balnearios donde conocer esta técnica, ahora no tienes excusa para cuidarte y mimarte un poco más.

spa1

Un lugar donde no te deleitarás únicamente del sabor de las uvas, sino que disfrutarás de un baño de vino, de un exfoliante de uva y fango de vino, de hidratación corporal y de una facial vino-sensación.

dsc1929-copia-1436202890

Combatir el envejecimiento a través de los tratamientos que aquí se realizan hará que al mejorar la circulación cardiovascular, se proporcione una mayor elasticidad en tu piel.

VinothérapieAquí encontrarás tratamiento tanto en húmedo como en seco, especializados en la esencia de la uva. De esta forma tu piel lucirá más limpia, suave e incluso se llegará a revitalizar.