La Toja, un balneario con vistas al Atlántico

Galicia es una comunidad con una extensa tradición termal que se aprecia en los numerosos balnearios con los que cuenta. En la provincia de Pontevedra, encontramos el Balneario de La Toja, que se sitúa en una isla del mismo nombre. Rodeada de agua por los cuatro costados, permite admirar unas vistas magníficas del océano Atlántico. Se trata de una gran forma de fomentar el turismo, atrayendo viajeros que buscan relajarse en un entorno idílico.

Foto: www.balneariosgalicia.net

Foto: www.balneariosgalicia.net

La isla es un pequeño paraíso, un lugar en el que un agradable clima reina durante todo el año, acompañando al silencio y a la tranquilidad en el transcurso de las jornadas. Los clientes no escuchan nada, tan sólo el vaivén de las olas y la ligera brisa marina que acaricia rocas y rostros. En este pequeño territorio conviven tres hoteles que disponen de diferentes ofertas y precios con el objetivo de que los viajeros puedan seleccionar el que más se ajuste a sus necesidades y exigencias.

El balneario cuenta con unas perfectas instalaciones, muy variadas y equipadas para que los clientes disfruten de un ambiente totalmente relajado. Saunas, chorros y múltiples secciones se complementan con el servicio humano, con tratamientos corporales, masajes para el estrés, la ansiedad, el reumatismo o la recuperación muscular. Todo lo que encontrarás en el Balneario de La Toja aumentará tu bienestar.

La fama del lugar viene dada por la riqueza de sus aguas. Los manantiales que nutren el lugar fueron descubiertos, según dice la leyenda, por casualidad. Un asno enfermo fue abandonado en la isla, y tras un tiempo, fue descubierto sano y alegre gracias a revolcarse en las fantásticas y curativas aguas. Esto dio lugar a más de 100 años de tradición termal que sigue dando que hablar en nuestros días.

Un paraíso en tierras gallegas

En Pontevedra, dentro del municipio de Mondariz, está el Balneario que recibe el mismo nombre que el pueblo. Es, sin duda, uno de los más famosos de nuestro país por su antigüedad, la calidad de sus aguas termales y sus instalaciones.

Cuenta con uno de los spas más grandes de España, el conocido como Palacio del Agua. Cuenta con más de 3.000 metros cuadrados y fue declarado el mejor de nuestro país en el pasado año 2012. Un lugar perfecto para relajarse y disfrutar con nuestra pareja dentro de este extraordinario establecimiento.

balneario mondariz

Aunque, sin duda, su punto fuerte son las aguas termales. Aquí se encuentran los mejores especialistas para realizarte todos los cuidados que desees. Todo tipo de tratamientos de salud, belleza, relajación, etc. Y todo ello envuelto en una magnífica música ambiental, ideal para el lugar en el que nos encontramos.

Dentro del balneario, podemos realizar distintos circuitos en función de nuestras necesidades. Si tu visita a Mondariz es larga, el  personal del balneario te organiza los circuitos para que todos los días trabajes cosas diferentes y no te quedes sin probar nada.

Además de disfrutar de las propiedades de sus aguas, el Balneario de Mondariz nos ofrece otras actividades lúdicas para pasar allí nuestro tiempo. Dispone de un gran campo de golf. En él nos ofrecen incluso monitores para los más inexpertos También nos ofertan rutas para visitar los lugares más emblemáticos del pequeño municipio así como de las localidades colindantes al balneario.

Hay que reseñar que es mucho más que un balneario. Cuenta con restaurantes de distinto tipo para que podamos comer con la familia, amigos o realizar una velada romántica. Además, organiza distintos eventos como despedidas, cumpleaños e incluso bodas.

Es decir, si estás pensando en casarte y aún no sabes dónde, todavía tienes la posibilidad de hacerlo en este paraíso gallego.

El problema del termalismo low cost

Al igual que ocurre con los hoteles, los balnearios tienen, a lo largo del año, épocas de temporada alta y de temporada baja. Es durante esta última cuando tienen que tirar de imaginación para conseguir un mayor número de visitantes.

En este último año, este hecho, unido a la crisis económica que sufren España y Europa, los balnearios del Estado han decidido llevar a cabo lo que se conoce como termalismo social. Se financian a través de fondos de la Unión Europea y del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso).

Para conseguir estas ayudas, los balnearios del Estado promocionan sus características, que no son otras que la mejora de la salud y el bienestar que proporcionan sus aguas a los visitantes, especialmente, a las personas mayores.

Balneario La Toja

Balneario La Toja

Pese al ahorro que suponen estos acuerdos para las personas de la tercera edad, las medidas no han sentado muy bien al resto de balnearios. Especialmente a los gallegos, que consideran un atropello la solución tomada por el Estado. Consideran que los grandes perjudicados son ellos ya que, además de no recibir fondos, cuentan con el inconveniente de que en este nuevo termalismo low cost los visitantes no tienen que pagar.

La medida puede ser catastrófica para los balnearios privados, especialmente en Galicia, de ahí que las mayores quejas vengan de esta Comunidad Autónoma. Una buena parte del turismo gallego se sustenta en la existencia de grandes balnearios como el de la Toja o el de Mondariz. Antiguos centros cuyas pérdidas son cada vez mayores por culpa de este termalismo low cost.

Desde las Asociaciones de Balnearios aseguran que respetan la ley de la oferta y la demanda y que, conociendo la situación económica, entienden que cada centro proponga las ofertas que le parezcan más rentables y atractivas para el turista. Sin embargo, consideran una estafa que se aprovechen estos balnearios del Estado de subvenciones para, además, ofrecer el servicio de gratuidad, algo que puede acabar con el resto de centros termales en bancarrota.