La ciudad balneario

Europa siempre es un destino atractivo. No sólo para los visitantes extranjeros del continente, que quedan maravillados con sus históricas calles y sus arquitectura y estética, si no también para los propios europeos, que en cada país pueden encontrar un aire distinto al que están acostumbrados.

Puede que Budapest no sea uno de los destinos europeos más famosos, pero sin duda, es uno de los más apreciados y espectaculares. Si visitas la ciudad húngara, podrás deleitarte con su arquitectura y estilo peculiar característico. No debes olvidar uno de los grandes atractivos de la ciudad. Estarás en la llamada “Ciudad Balneario”, en la que podrás disfrutar de las piscinas termales mejor valoradas del mundo.

Fue en 1934 cuando se le atribuyó a la ciudad este nombre, debido a sus 118 manantiales, que cada día emanan más de 70 litros. Sus piscinas, con temperaturas que varían entre los 20º y los 80º, tienen la función de mejorar afecciones y problemas médicos desde la época de la invasión romana de la ciudad.

Algunos de los balnearios, construidos en el siglo XIV y el XV, todavía se conservan.

Desde “Balnearium” te hablamos de los tres balnearios con más fama de la ciudad; esos que no te puedes perder.

Balneario Gellert

Estos baños, que ahora forman parte de un hotel con el mismo nombre, se construyeron en el año 1918, antes que el mismo hotel. Aunque es el balneario más famoso de la ciudad, te lo recomendamos si lo que te mueve es la curiosidad histórica. La piscina principal es uno de los lugares más famosos del país, pero los demás baños están un poco anticuados. Si al final te decides por él, no olvides llevarte tu propia toalla. Allí son un poco caras y la calidad deja mucho que desear.

Balneario Széchenyi

Estas piscinas son en su conjunto, uno de los balnearios más grandes de toda Europa. El edificio, inaugurado en 1913, cuenta con 15 piscinas, tres de ellas al aire libre y las demás cubiertas. El atractivo principal de los baños son sus piscinas exteriores. Estas te brindan la posibilidad de bañarte por la noche en una piscina a 37º cuando en el exterior la gente se está congelando. Con un amplio horario (de 6:00 a 22:00) y unas instalaciones fantásticas, no harás otra cosa que disfrutar en ese balneario.

Balneario Rudas

Si lo que buscas es atractivo visual, tu lugar es Rudas. Estos baños turcos, que fueron construidos durante la ocupación otomana de Hungría, son casi idénticos a los que puedes encontrar si vas a Estambul. Lo curioso de estos baños es que su construcción se remonta a tres periodos. Su inauguración data de 1500. Su primera ampliación llegó en 1566 y fue en el año 1868 cuando se realizó su modernización.   Su última renovación no nos pilla tan lejos, abriendo sus puertas de nuevo al público en el año 2006.  El principal problema de este balneario es la separación de sexos los días de diario. Antes de ir, deberás mirar sus horarios. Eso si, los fines de semana, los baños adoptan un carácter mixto. Y no te olvides de mirar los horarios para su baño nocturno, ¡Podrás disfrutar de sus piscinas hasta las cuatro de la mañana!