Las aguas termales: Una gran fuente de salud

Para las antiguas civilizaciones las aguas termales eran un tratamiento médico en toda regla. En la antigua Roma y en Grecia el baño era un ritual muy importante que también servía para socializar. Fue así como surgieron los balnearios termales, que tenían un carácter simbólico y sagrado. Hoy los balnearios continúan siendo un punto de encuentro, un rincón para escapar del caos cotidiano y, por supuesto, un lugar para reequilibrar mente y cuerpo.

ofertas-caldea

Los diferentes tipos de aguas termales

Existen dos tipos de aguas termales, que se clasifican según su fuente de proveniencia: las magmáticas y las telúricas. Las aguas magmáticas surgen de los filones metálicos o eruptivos mientras que las telúricas pueden hacer irrupción en cualquier sitio.

Las aguas magmáticas tienen una temperatura más elevada, por lo general superan los 50º C, mientras que las aguas telúricas casi nunca lo hacen. Además, las aguas magmáticas contienen minerales como el arsénico, bromo, cobre, nitrógeno, boro y fósforo, mientras que las aguas telúricas tienen menos mineralización pero son más ricas en bicarbonatos, cloruros y sales de cal. No obstante, están ionizadas, poseen muchos iones negativos, que tienen propiedades relajantes.

Los beneficios para la salud de las aguas termales

El agua de las termas aumenta la temperatura corporal, con lo cual logra eliminar los gérmenes. También potencia la circulación sanguínea y la oxigenación, gracias a lo cual eliminamos las toxinas de nuestro organismo.

La oxigenación, en particular, revitaliza los tejidos y estimula nuestro metabolismo. De hecho, realizar baños frecuentes durante un periodo de al menos tres semanas contribuye a normalizar el funcionamiento del sistema nervioso vegetativo y regulariza la actividad de las glándulas endocrinas.

Por si fuera poco, las aguas termales también potencian el sistema inmunológico y generan una agradable sensación de bienestar y tranquilidad, lo cual se debe a que estimula la producción de endorfinas.

¿Para qué problemas de salud son recomendables las aguas termales? 

  • Aliviar los problemas reumáticos de carácter crónico
  • Estabilizar el funcionamiento del organismo cuando se sufre enfermedades como la diabetes y la obesidad
  • Calmar problemas gastrointestinales crónicos
  • Tratar las enfermedades respiratorias leves
  • Mejorar las enfermedades crónicas de la piel, como la dermatitis y la psoriasis, en especial si las aguas son ricas en azufre
  • Mejorar los problemas provocados por una mala circulación sanguínea
  • Eliminar los síntomas asociados con el estrés, la ansiedad y otros trastornos del estado de ánimo

Una alternativa cerca de casa

Si estás planificando una escapada de relax, deberías considerar un pequeño viaje a Andorra y a su famosa Caldea, uno de los centros termales más grandes de Europa que aprovecha las propiedades naturales del agua termal de la población de Escaldes para ofrecer una experiencia relajada al que la visita. Estas aguas en particular son ricas en sodio, sulfatos, calcio, potasio, silicio, magnesio y amonios.

El centro de aguas termales de Caldea, cuenta con piscinas y jacuzzis interiores y exteriores, tazas de hidromasaje, un divertido arroyo con corriente y baños indoromanos. También nos ofrece la posibilidad de disfrutar de masajes, tratamientos de wellness y una muy buena gastronomía típica de la zona.

En este centro encontrarás multitud de espacios acuáticos. Si vas en plena temporada de invierno, podrás disfrutar de un paseo por fuera del recinto dentro del agua caliente mientras te nieva encima, algo que difícilmente podrás olvidar.

La higiene, algo fundamental en un balneario

Los balnearios y spas son los lugares a los que decidimos acudir cuando necesitamos relajarnos. Sus aguas termales, sus tratamientos y el cuidado de sus instalaciones hacen que nos encontremos en lugar idóneo para descansar.

Pero no debemos olvidar que tu descanso también puede condicionar el del resto de visitantes del balneario. Y es que en muchas ocasiones, los usuarios olvidamos que nos encontramos en un lugar que depende, y mucho, de la higiene para conseguir el objetivo con el que es creado.

Por ello es necesario seguir unas normas como ponerse un gorro antes de entrar en el agua o ir siempre con un calzado adecuado y no descalzo para, de esta forma, evitar infecciones.

balneario

De ahí que se haya lanzado una campaña para la prevención de infecciones en estos centros. Se trata de lugares muy húmedos y con altas temperaturas que favorecen la aparición de microorganismos, lo que puede provocar diversos males bacterianos si no cumplimos las condiciones higiénicas impuestas por el balneario.

Por poner un ejemplo, entre los años 2009 y 2010 fueron más de 1.300 los casos de infecciones que se dieron en distintos balnearios según un informe del Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos.

Por ello, desde aquí han emitido un estudio en el que aconsejan tomar determinadas actitudes para evitar las infecciones y los respectivos contagios. Entre ellos se encuentra evitar la ingesta de agua y ducharse tras usar las instalaciones. Además, asegura que las mayores prevenciones deben darse en los lugares acuáticos y en las zonas de masaje debido al gran cúmulo de personas que pasan por allí.

Por tanto, si quieres descansar, hazlo, pero ten en cuenta tu salud y la del resto.

Haz de tu casa un balneario

A todos nos viene bien un fin de semana de relax en un balneario. Si bien es cierto que las circunstancias económicas o laborales no nos permiten en ocasiones disfrutar de ello. Pues bien, no todo es blanco o negro. También existe el gris. ¿Por qué no sentir en tu propia casa la sensación de estar en un balneario con tu pareja?

Lo primero que hay que hacer es crear un ambiente propicio para ello. Es necesario una buena iluminación, una mezcla de olores y la presencia de elementos románticos como pueden ser los pétalos de rosa. Todo, para crear una atmósfera de relajación.

Tras esto pasamos a los tratamientos. Puede que nuestra pareja no tenga las mejores manos para hacer un masaje, pero todo es probar. Es cierto que no puede llegar al nivel de un profesional. Pero todo se puede suplir con cariño, cuidado y un buen entorno. Rodea la cama de velas y flores. Si eres patoso, esto le hará olvidar tus manos de madera.

relajación

Después del masaje, pasamos a la aromaterapia. Mezcla aromas, relájate y pon una música que te de paz, a poco volumen, para que sientas la relajación del cuerpo y poder disfrutar de ello.

Por último, llega la hora de darse un baño. Con la bañera hasta arriba, es necesario tumbarse y estar unos diez minutos. Durante este tiempo, aplicamos una mascarilla para eliminar las arrugas de la piel. Es importante que el agua de la bañera esté caliente, el vapor nos hará eliminar los poros de la piel. Pasado el tiempo, vuelve a encender el agua, en este caso,  para que salga fría. Tocará sufrir, pero es importante el contraste para mejorar la circulación.

productos balneario

Tras el baño, es el momento de las cremas. No hay que secarse del todo puesto que el efecto no es el mismo. Hay que cubrir la piel de aceite con el cuerpo húmedo para que haga más efecto. Una vez secado, aplícate crema hidratante. Esto hará que tu piel rejuvenezca y que despidas de esta forma problemas como las varices u otra serie de enfermedades en la piel.

Una vez finalizado el proceso, vete de cena con tu pareja y descansa. Al día siguiente te sentirás más relajada y con la piel rejuvenecida. Y todo ello por mucho menos dinero, y más cariño, que en cualquier otro balneario.

Balnearios para embarazadas

Durante los nueve meses de embarazo los médicos aconsejan llevar una vida relajada, cuidarse y evitar el estrés. Se trata de un momento idóneo para visitar un balneario. Si bien, no todo vale. En el interior se está gestando un bebe y la mujer debe tomar una serie de precauciones para que el feto no se vea afectado.

Lo primero de todo, es asistir al médico antes de visitar el balneario para que este te examine y dé el visto bueno. Para ello, el especialista debe conocer también cual va a ser el tratamiento y donde se va a realizar, ya que puede haber determinados tipos de agua o algunos estilos de masaje que sean perjudiciales para la salud del bebe y para el de la embarazada, ya que su salud es más débil durante esos nueve meses.

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta es el momento del embarazo en el que te encuentras. Es aconsejable visitar centros termales entre el tercer y el sexto mes de gestación. Las razones son claras. Durante los dos primeros meses el feto todavía se está formando; en los últimos, puede darse un parto prematuro y es complicado encontrar una postura ideal en la que estar relajada. Si bien es cierto que esto último puede no ser un problema, ya que el aumento de visita a balnearios de mujeres embarazadas está provocando que estos centros se adapte poniendo sillas especiales y colchonetas.

MASAJE EMBARAZADA

Lo más complicado una vez que asistes a estos lugares es conocer que tratamientos pueden ser perjudiciales. Entre ellos destaca el spa. Si los chorros salen con mucha fuerza pueden provocar un aborto, sobre todo si ocurre en las primeras ocho semanas. Peligrosa es también la sauna o el baño turco ya que el exceso de calor disminuye el flujo sanguíneo y provoca que al bebe le llegue menos oxígeno. Además, a la hora de recibir un masaje se debe aplicar sin apenas fuerza en la zona abdominal y en la lumbar.

Por tanto, los balnearios son una gran ayuda a que la mujer embarazada se relaje y disfrute del periodo de gestación, así como para la formación ideal del feto, pero deben tomarse ciertas precauciones para que la relajación no termine siendo perjudicial.