Haz de tu casa un balneario

A todos nos viene bien un fin de semana de relax en un balneario. Si bien es cierto que las circunstancias económicas o laborales no nos permiten en ocasiones disfrutar de ello. Pues bien, no todo es blanco o negro. También existe el gris. ¿Por qué no sentir en tu propia casa la sensación de estar en un balneario con tu pareja?

Lo primero que hay que hacer es crear un ambiente propicio para ello. Es necesario una buena iluminación, una mezcla de olores y la presencia de elementos románticos como pueden ser los pétalos de rosa. Todo, para crear una atmósfera de relajación.

Tras esto pasamos a los tratamientos. Puede que nuestra pareja no tenga las mejores manos para hacer un masaje, pero todo es probar. Es cierto que no puede llegar al nivel de un profesional. Pero todo se puede suplir con cariño, cuidado y un buen entorno. Rodea la cama de velas y flores. Si eres patoso, esto le hará olvidar tus manos de madera.

relajación

Después del masaje, pasamos a la aromaterapia. Mezcla aromas, relájate y pon una música que te de paz, a poco volumen, para que sientas la relajación del cuerpo y poder disfrutar de ello.

Por último, llega la hora de darse un baño. Con la bañera hasta arriba, es necesario tumbarse y estar unos diez minutos. Durante este tiempo, aplicamos una mascarilla para eliminar las arrugas de la piel. Es importante que el agua de la bañera esté caliente, el vapor nos hará eliminar los poros de la piel. Pasado el tiempo, vuelve a encender el agua, en este caso,  para que salga fría. Tocará sufrir, pero es importante el contraste para mejorar la circulación.

productos balneario

Tras el baño, es el momento de las cremas. No hay que secarse del todo puesto que el efecto no es el mismo. Hay que cubrir la piel de aceite con el cuerpo húmedo para que haga más efecto. Una vez secado, aplícate crema hidratante. Esto hará que tu piel rejuvenezca y que despidas de esta forma problemas como las varices u otra serie de enfermedades en la piel.

Una vez finalizado el proceso, vete de cena con tu pareja y descansa. Al día siguiente te sentirás más relajada y con la piel rejuvenecida. Y todo ello por mucho menos dinero, y más cariño, que en cualquier otro balneario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *