El problema del termalismo low cost

Al igual que ocurre con los hoteles, los balnearios tienen, a lo largo del año, épocas de temporada alta y de temporada baja. Es durante esta última cuando tienen que tirar de imaginación para conseguir un mayor número de visitantes.

En este último año, este hecho, unido a la crisis económica que sufren España y Europa, los balnearios del Estado han decidido llevar a cabo lo que se conoce como termalismo social. Se financian a través de fondos de la Unión Europea y del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso).

Para conseguir estas ayudas, los balnearios del Estado promocionan sus características, que no son otras que la mejora de la salud y el bienestar que proporcionan sus aguas a los visitantes, especialmente, a las personas mayores.

Balneario La Toja

Balneario La Toja

Pese al ahorro que suponen estos acuerdos para las personas de la tercera edad, las medidas no han sentado muy bien al resto de balnearios. Especialmente a los gallegos, que consideran un atropello la solución tomada por el Estado. Consideran que los grandes perjudicados son ellos ya que, además de no recibir fondos, cuentan con el inconveniente de que en este nuevo termalismo low cost los visitantes no tienen que pagar.

La medida puede ser catastrófica para los balnearios privados, especialmente en Galicia, de ahí que las mayores quejas vengan de esta Comunidad Autónoma. Una buena parte del turismo gallego se sustenta en la existencia de grandes balnearios como el de la Toja o el de Mondariz. Antiguos centros cuyas pérdidas son cada vez mayores por culpa de este termalismo low cost.

Desde las Asociaciones de Balnearios aseguran que respetan la ley de la oferta y la demanda y que, conociendo la situación económica, entienden que cada centro proponga las ofertas que le parezcan más rentables y atractivas para el turista. Sin embargo, consideran una estafa que se aprovechen estos balnearios del Estado de subvenciones para, además, ofrecer el servicio de gratuidad, algo que puede acabar con el resto de centros termales en bancarrota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *