Diferencias entre balneario y spa

La mayoría de las veces, al hablar de nuestras vacaciones, hablamos indistintamente de haber ido a un spa o a un balneario. Solemos generalizar el concepto. Hoy vamos a mostrar las diferencias entre uno y otro.

El primer error es asegurar que se ha ido a un spa o un balneario para relajarse. Es cierto que en ambos existe una gran sensación de relajación, pero no los dos están creados para eso.  Un balneario es el centro al que debes acudir siempre y cuando quieras recibir tratamientos de parte de personal médico. Por tanto, no está hecho solo para descansar, sino para acabar con problemas musculares.

Y es que un balneario es un lugar que posee aguas mineromedicinales declaradas de utilidad pública. Sin embargo, y aquí tenemos otra de las diferencias, un spa utiliza agua del grifo mezclada con otros componentes. Su agua no dispone de ninguna característica especial como la de los balnearios.

balneario

Otra de las diferencias es la temperatura del agua. En las aguas termales el calor y el frío de las aguas es totalmente natural. En un spa, el agua es calentada artificialmente. De esta forma, es menos efectiva, y de ningún modo nos sirve para eliminar problemas musculares, ya que no es un calor natural.

La última de las diferencias, son los tratamientos. En un balneario son obligatorios una serie de tratamientos y contar con el personal adecuado para ello. Existen unas normas que deben tener y cumplir, sino, no pueden considerarse como tal. Mientras, un spa no está obligado a realizar ningún tratamiento. Se basta con los circuitos que propone y con sus aguas para que el visitante consiga relajarse, nunca con la obligación de tratarse.

spa

Estas son las principales diferencias entre un balneario y un spa. Ahora, una vez que sabemos cuándo debemos utilizar cada término, toca decirlo bien y presumir de haber ido a un balneario o un spa sin equivocarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *