Los 6 “Spas” más importantes de España

Los Spas influyen cada vez más a la hora de reservar tus alojamientos, y es que una pregunta habitual es la de saber si el hotel en el que quieres hospedarte tiene o no Spa. Es normal, ¿a quién no le seduce la idea de disfrutar de una escapada en la que poder darle culto al cuerpo y a la mente? Los hay de todos los tipos, pero hemos querido recoger los spas más asombrosos, rincones de ensueño que no puedes perderte si decides ir a un Spa. Estas son las 6 mejores opciones que te ofrecemos:

1. Castillo de Gorráiz Hotel Golf & Spa (Pamplona, Navarra)

Del castillo que le da nombre solo queda la torre, perfectamente integrada en un edificio que conjuga lo clásico y lo moderno. Su spa, envuelto en aroma de eucalipto, cuenta con sauna finlandesa, fuente de hielo e incluso samovar, un recipiente metálico para hacer té. Sus visitantes no pueden perderse su tepidarium: una sala a 37ºC, con cómodas tumbonas climatizadas desde las que contemplar un jardín de madroños y naranjos. ¿Tratamientos estrella? Hanakasumi: un ritual japonés nutritivo con arroz y brotes de cerezo que incluye peeling corporal con masaje plantar. O Shirodara, masaje craneal que promete “alejar la turbación”.

2. Gran Hotel Bahía del Duque Resort & Spa (Tenerife)

Rodeado de piedra volcánica y con agua pura del Atlántico, el spa de este hotel cuenta con propuestas difíciles de olvidar, como la Experiencia Diamond, un ritual para todo el cuerpo que purifica y elimina los efectos de la contaminación electromagnética. Para los sibaritas a los que les gustan las técnicas de bienestar orientales, disponen de las salas Thai Room, con tratamientos inspirados en el yoga, el ayurveda o la tradición Jamu de Indonesia.

3. Sha Wellness Clinic (Playa de Albir, Alfaz del Pl. Alicante)

Elegido uno de los mejores spas médicos del mundo, este hotel-clínica es el lugar perfecto para olvidar tensiones. Destino favorito de muchas celebridades, en pleno Parque Natural de Sierra Helada, SHA busca reestablecer el equilibrio del organismo a través de terapias naturales, basadas en técnicas orientales milenarias como shiatsu, reiki, piedra de bien shu, y en las más avanzadas de occidente. Entre sus muchos tratamientos, llama la atención el Ai Chi, técnica japonesa que combina los movimientos de las articulaciones suaves y lentos con la respiración. O el masaje Padabhyanga: un tratamiento podal hindú que alivia los dolores de cabeza y minimiza los problemas de insomnio.

4. Hotel Villa Padierna Thermae (Carratraca, Málaga)

Ya en la antigüedad, las legiones romanas acudían a Carratraca para curar sus heridas de guerra en su manantial, conocido por sus aguas ricas en calcio y magnesio. Hoy, un pasaje cromoterápico subterráneo nos conduce desde el Hotel Villapadierna hasta sus termas. En ellas se realizan los más diversos tratamientos para mejorar la salud de la piel, así como los sistemas respiratorio y digestivo. De las propuestas con alojamiento incluido, reseñamos el programa Aire Puro, dirigido a personas con problemas respiratorios y el Orto-Articular, para pacientes con problemas óseos o musculares. Y todo bajo supervisión médica.

5. Hotel Balneario de Solares (Medio Cudeyo, Cantabria)

En Solares, a solo 10 kilómetros de las playas de Somo y Laredo, se encuentra este balneario en el que son bienvenidos niños y mayores. Sus aguas mineromedicinales son protagonistas de una extensa carta de tratamientos. Parafangos terapéuticos, masaje herbal hindú, algoterapia… Hay programas específicamente diseñados para embarazadas y para mujeres que acaban de dar a luz. También tienen rituales pensados para los más pequeños, que pueden disfrutarlos acompañados por sus padres o por un monitor.

6. U-Spa La Bobadilla Hotel (Granada)

Cien por cien ecológico. Ese es el objetivo de este hotel del grupo Barceló que, de entrada, utiliza biomasa de los huesos de aceituna como fuente de energía para su calefacción y agua caliente. Quizá su spa no sea inmenso, pero sí acoge experiencias que merece la pena descubrir: baños de leche, masajes energizantes con percusiones de baquetas de lluvia de madera, terapias con aceite caliente de velas… Y, por supuesto, un guiño a las olivas con tratamientos que conjugan el aceite de hojiblanca y la sal marina.