Balnearios para embarazadas

Durante los nueve meses de embarazo los médicos aconsejan llevar una vida relajada, cuidarse y evitar el estrés. Se trata de un momento idóneo para visitar un balneario. Si bien, no todo vale. En el interior se está gestando un bebe y la mujer debe tomar una serie de precauciones para que el feto no se vea afectado.

Lo primero de todo, es asistir al médico antes de visitar el balneario para que este te examine y dé el visto bueno. Para ello, el especialista debe conocer también cual va a ser el tratamiento y donde se va a realizar, ya que puede haber determinados tipos de agua o algunos estilos de masaje que sean perjudiciales para la salud del bebe y para el de la embarazada, ya que su salud es más débil durante esos nueve meses.

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta es el momento del embarazo en el que te encuentras. Es aconsejable visitar centros termales entre el tercer y el sexto mes de gestación. Las razones son claras. Durante los dos primeros meses el feto todavía se está formando; en los últimos, puede darse un parto prematuro y es complicado encontrar una postura ideal en la que estar relajada. Si bien es cierto que esto último puede no ser un problema, ya que el aumento de visita a balnearios de mujeres embarazadas está provocando que estos centros se adapte poniendo sillas especiales y colchonetas.

MASAJE EMBARAZADA

Lo más complicado una vez que asistes a estos lugares es conocer que tratamientos pueden ser perjudiciales. Entre ellos destaca el spa. Si los chorros salen con mucha fuerza pueden provocar un aborto, sobre todo si ocurre en las primeras ocho semanas. Peligrosa es también la sauna o el baño turco ya que el exceso de calor disminuye el flujo sanguíneo y provoca que al bebe le llegue menos oxígeno. Además, a la hora de recibir un masaje se debe aplicar sin apenas fuerza en la zona abdominal y en la lumbar.

Por tanto, los balnearios son una gran ayuda a que la mujer embarazada se relaje y disfrute del periodo de gestación, así como para la formación ideal del feto, pero deben tomarse ciertas precauciones para que la relajación no termine siendo perjudicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *