La Toja, un balneario con vistas al Atlántico

Galicia es una comunidad con una extensa tradición termal que se aprecia en los numerosos balnearios con los que cuenta. En la provincia de Pontevedra, encontramos el Balneario de La Toja, que se sitúa en una isla del mismo nombre. Rodeada de agua por los cuatro costados, permite admirar unas vistas magníficas del océano Atlántico. Se trata de una gran forma de fomentar el turismo, atrayendo viajeros que buscan relajarse en un entorno idílico.

Foto: www.balneariosgalicia.net

Foto: www.balneariosgalicia.net

La isla es un pequeño paraíso, un lugar en el que un agradable clima reina durante todo el año, acompañando al silencio y a la tranquilidad en el transcurso de las jornadas. Los clientes no escuchan nada, tan sólo el vaivén de las olas y la ligera brisa marina que acaricia rocas y rostros. En este pequeño territorio conviven tres hoteles que disponen de diferentes ofertas y precios con el objetivo de que los viajeros puedan seleccionar el que más se ajuste a sus necesidades y exigencias.

El balneario cuenta con unas perfectas instalaciones, muy variadas y equipadas para que los clientes disfruten de un ambiente totalmente relajado. Saunas, chorros y múltiples secciones se complementan con el servicio humano, con tratamientos corporales, masajes para el estrés, la ansiedad, el reumatismo o la recuperación muscular. Todo lo que encontrarás en el Balneario de La Toja aumentará tu bienestar.

La fama del lugar viene dada por la riqueza de sus aguas. Los manantiales que nutren el lugar fueron descubiertos, según dice la leyenda, por casualidad. Un asno enfermo fue abandonado en la isla, y tras un tiempo, fue descubierto sano y alegre gracias a revolcarse en las fantásticas y curativas aguas. Esto dio lugar a más de 100 años de tradición termal que sigue dando que hablar en nuestros días.