Vive la Balneoterapia

Todos sabemos de las propiedades curativas y beneficiosas para nuestra salud que tienen las aguas termales. Sin embargo, desconocemos cuáles son las técnicas más apropiadas y los tratamientos que debemos realizar. Vamos al balneario y hacemos lo que más no te apetece, pero no lo que más nos conviene.

También desconocemos muchos de sus efectos. Sabemos que nos ayuda, pero no sabemos cuáles son. Entre ellos se encuentra el alivio de los dolores articulares, la relajación muscular y la oxigenación de los tejidos. Además, nos sirve también como tranquilizante e, incluso, dependiendo del tratamiento, sedante.

Balneoterapia

Y es que no todos los usuarios que se acercan al balneario necesitan el mismo tratamiento. Los más solicitados son los de salud y los de belleza.

Los de salud son especialmente solicitados por personas mayores de 65 años, aunque la tendencia indica que cada vez son más los jóvenes que empiezan a mirar por su salud. Entre los tratamientos más solicitados se encuentran los de anti-estrés y los de dolencias musculares.

Aquí podemos ver las primeras diferencias. Ninguno de ellos puede utilizar las mismas aguas ya que no tendrá el mismo efecto. Para acabar con el estrés lo mejor es que el agua este a una temperatura templada, mientras que para las dolencias musculares cuanto más caliente, mejor.

Si hablamos de tratamientos de belleza, el más solicitado es el de rejuvenecimiento. Para ello serán esenciales los cuidados con barro y las duchas de cambio de temperatura. No es conveniente pasar mucho tiempo en un agua frío o en uno caliente. Y nada de saunas, recuerda que quieres recuperar el aspecto joven de tu piel, por lo que el calor ambiental no te beneficiará.

Por último, si finalmente lo único que buscas es tranquilidad, lo mejor que puedes hacer en estos centros es recibir un masaje. Tras este, cualquier cosa te sentará bien, si bien un baño con chorros es lo más recomendado.