Balnearios en el interior

Fuente: Tara Angkor Hotel

Fuente: Tara Angkor Hotel

La crisis sigue arrastrándose por España y una de las primeras cosas que arrasa con ella son las vacaciones de verano. Si vives en una zona de costa, por lo menos podrás disfrutar de la playa y hacer de tu verano algo menos agobiante.

Si has terminado encerrado en el interior de la península y no aguantas un día más de piscina municipal, hoy te traemos cuatro balnearios para que un día por lo menos te des un capricho.

Aguas de Carabaña, Madrid

Situado al lado de la fábrica de embotellamiento de agua mineral “Agua de Carabaña”, este balneario es el único en funcionamiento de todo Madrid. A 40 minutos de la capital, en 2010 se rehabilitó respetando la estructura original del edificio. En el Balneario encontrarás dos termas que están excavada en roca. Las piscinas tienen en su interior distintos chorros dedicados a distintos dolores musculares.

También encontrarás un circuito termal, una ducha de contraste un baño turco o un paseo de lluvias entre otros servicios.

Podrás pasar allí el día por unos 30 euros.

Baños árabes de Córdoba, Córdoba 

En plena judería cordobesa encontrarás los baños árabes, que comenzaron siendo unos baños romanos siglos atrás. Encontrarás tres salas distintas con agua a diferentes temperaturas. Estas están denominadas como Hamman, que consiste en baños de vapor el los que limpiar las impurezas de la piel relajarse. Con una decoración exquisita con la que podrás sumergirte en la historia, este balneario es una de las opciones más atractivas de España.

Partiendo de un precio de 17 euros por el circuito termal, podrás incluir distintos masajes y servicios a tu visita.

Balneario Sicilia, Zaragoza 

Uno de los balnearios más demandados de España, el Sicilia en Zaragoza tiene aguas termales que salen directamente del interior de la tierra. Piscinas dentro de la montaña, con una decoración que se funde con lo natural, sus aguas no sólo son buenas para bañarse. Dicen que si la bebes te ayudará con la dieta.

Uno de los establecimientos más completos respecto a la oferta de servicios, tienen actividades programadas para los niños.

Una opción tranquila y fantástica, encontrarás muchas ofertas y planes adaptados a todo el mundo.

Claustro termal Burgo de Osma, Soria 

Construido dentro de una antigua universidad, el balneario Claustro Burgo de Osma tiene unas instalaciones y servicios pensados para descansar y cuidar de uno mismo. Encontrarás un patio de estilo renacentista acristalado por una gran cúpula. En las plantas bajas está situado el balneario. Podrás disfrutar de un circuito de contrastes magnífico para la circulación y una piscina lúdica.

La decoración y luces del complejo te dejarán embriagados y con ganas de volver.

 

La ciudad balneario

Europa siempre es un destino atractivo. No sólo para los visitantes extranjeros del continente, que quedan maravillados con sus históricas calles y sus arquitectura y estética, si no también para los propios europeos, que en cada país pueden encontrar un aire distinto al que están acostumbrados.

Puede que Budapest no sea uno de los destinos europeos más famosos, pero sin duda, es uno de los más apreciados y espectaculares. Si visitas la ciudad húngara, podrás deleitarte con su arquitectura y estilo peculiar característico. No debes olvidar uno de los grandes atractivos de la ciudad. Estarás en la llamada “Ciudad Balneario”, en la que podrás disfrutar de las piscinas termales mejor valoradas del mundo.

Fue en 1934 cuando se le atribuyó a la ciudad este nombre, debido a sus 118 manantiales, que cada día emanan más de 70 litros. Sus piscinas, con temperaturas que varían entre los 20º y los 80º, tienen la función de mejorar afecciones y problemas médicos desde la época de la invasión romana de la ciudad.

Algunos de los balnearios, construidos en el siglo XIV y el XV, todavía se conservan.

Desde “Balnearium” te hablamos de los tres balnearios con más fama de la ciudad; esos que no te puedes perder.

Balneario Gellert

Estos baños, que ahora forman parte de un hotel con el mismo nombre, se construyeron en el año 1918, antes que el mismo hotel. Aunque es el balneario más famoso de la ciudad, te lo recomendamos si lo que te mueve es la curiosidad histórica. La piscina principal es uno de los lugares más famosos del país, pero los demás baños están un poco anticuados. Si al final te decides por él, no olvides llevarte tu propia toalla. Allí son un poco caras y la calidad deja mucho que desear.

Balneario Széchenyi

Estas piscinas son en su conjunto, uno de los balnearios más grandes de toda Europa. El edificio, inaugurado en 1913, cuenta con 15 piscinas, tres de ellas al aire libre y las demás cubiertas. El atractivo principal de los baños son sus piscinas exteriores. Estas te brindan la posibilidad de bañarte por la noche en una piscina a 37º cuando en el exterior la gente se está congelando. Con un amplio horario (de 6:00 a 22:00) y unas instalaciones fantásticas, no harás otra cosa que disfrutar en ese balneario.

Balneario Rudas

Si lo que buscas es atractivo visual, tu lugar es Rudas. Estos baños turcos, que fueron construidos durante la ocupación otomana de Hungría, son casi idénticos a los que puedes encontrar si vas a Estambul. Lo curioso de estos baños es que su construcción se remonta a tres periodos. Su inauguración data de 1500. Su primera ampliación llegó en 1566 y fue en el año 1868 cuando se realizó su modernización.   Su última renovación no nos pilla tan lejos, abriendo sus puertas de nuevo al público en el año 2006.  El principal problema de este balneario es la separación de sexos los días de diario. Antes de ir, deberás mirar sus horarios. Eso si, los fines de semana, los baños adoptan un carácter mixto. Y no te olvides de mirar los horarios para su baño nocturno, ¡Podrás disfrutar de sus piscinas hasta las cuatro de la mañana!

Los 6 “Spas” más importantes de España

Los Spas influyen cada vez más a la hora de reservar tus alojamientos, y es que una pregunta habitual es la de saber si el hotel en el que quieres hospedarte tiene o no Spa. Es normal, ¿a quién no le seduce la idea de disfrutar de una escapada en la que poder darle culto al cuerpo y a la mente? Los hay de todos los tipos, pero hemos querido recoger los spas más asombrosos, rincones de ensueño que no puedes perderte si decides ir a un Spa. Estas son las 6 mejores opciones que te ofrecemos:

1. Castillo de Gorráiz Hotel Golf & Spa (Pamplona, Navarra)

Del castillo que le da nombre solo queda la torre, perfectamente integrada en un edificio que conjuga lo clásico y lo moderno. Su spa, envuelto en aroma de eucalipto, cuenta con sauna finlandesa, fuente de hielo e incluso samovar, un recipiente metálico para hacer té. Sus visitantes no pueden perderse su tepidarium: una sala a 37ºC, con cómodas tumbonas climatizadas desde las que contemplar un jardín de madroños y naranjos. ¿Tratamientos estrella? Hanakasumi: un ritual japonés nutritivo con arroz y brotes de cerezo que incluye peeling corporal con masaje plantar. O Shirodara, masaje craneal que promete “alejar la turbación”.

2. Gran Hotel Bahía del Duque Resort & Spa (Tenerife)

Rodeado de piedra volcánica y con agua pura del Atlántico, el spa de este hotel cuenta con propuestas difíciles de olvidar, como la Experiencia Diamond, un ritual para todo el cuerpo que purifica y elimina los efectos de la contaminación electromagnética. Para los sibaritas a los que les gustan las técnicas de bienestar orientales, disponen de las salas Thai Room, con tratamientos inspirados en el yoga, el ayurveda o la tradición Jamu de Indonesia.

3. Sha Wellness Clinic (Playa de Albir, Alfaz del Pl. Alicante)

Elegido uno de los mejores spas médicos del mundo, este hotel-clínica es el lugar perfecto para olvidar tensiones. Destino favorito de muchas celebridades, en pleno Parque Natural de Sierra Helada, SHA busca reestablecer el equilibrio del organismo a través de terapias naturales, basadas en técnicas orientales milenarias como shiatsu, reiki, piedra de bien shu, y en las más avanzadas de occidente. Entre sus muchos tratamientos, llama la atención el Ai Chi, técnica japonesa que combina los movimientos de las articulaciones suaves y lentos con la respiración. O el masaje Padabhyanga: un tratamiento podal hindú que alivia los dolores de cabeza y minimiza los problemas de insomnio.

4. Hotel Villa Padierna Thermae (Carratraca, Málaga)

Ya en la antigüedad, las legiones romanas acudían a Carratraca para curar sus heridas de guerra en su manantial, conocido por sus aguas ricas en calcio y magnesio. Hoy, un pasaje cromoterápico subterráneo nos conduce desde el Hotel Villapadierna hasta sus termas. En ellas se realizan los más diversos tratamientos para mejorar la salud de la piel, así como los sistemas respiratorio y digestivo. De las propuestas con alojamiento incluido, reseñamos el programa Aire Puro, dirigido a personas con problemas respiratorios y el Orto-Articular, para pacientes con problemas óseos o musculares. Y todo bajo supervisión médica.

5. Hotel Balneario de Solares (Medio Cudeyo, Cantabria)

En Solares, a solo 10 kilómetros de las playas de Somo y Laredo, se encuentra este balneario en el que son bienvenidos niños y mayores. Sus aguas mineromedicinales son protagonistas de una extensa carta de tratamientos. Parafangos terapéuticos, masaje herbal hindú, algoterapia… Hay programas específicamente diseñados para embarazadas y para mujeres que acaban de dar a luz. También tienen rituales pensados para los más pequeños, que pueden disfrutarlos acompañados por sus padres o por un monitor.

6. U-Spa La Bobadilla Hotel (Granada)

Cien por cien ecológico. Ese es el objetivo de este hotel del grupo Barceló que, de entrada, utiliza biomasa de los huesos de aceituna como fuente de energía para su calefacción y agua caliente. Quizá su spa no sea inmenso, pero sí acoge experiencias que merece la pena descubrir: baños de leche, masajes energizantes con percusiones de baquetas de lluvia de madera, terapias con aceite caliente de velas… Y, por supuesto, un guiño a las olivas con tratamientos que conjugan el aceite de hojiblanca y la sal marina.

Balnearios de cerveza

¡Uuuuh, biiiirra! Es lo que exclama Homer Simpson al ver esta legendaria bebida. En el mundo occidental su consumo está ampliamente extendido, en los países árabes debido a cuestiones religiosas y culturales quizás no tengan especial predilección por este líquido y prefieran tés o zumos.

En Europa la religión no se atrevió a lanzar una campaña contra la cerveza, en buen embolado se habrían metido… Si hubiera sido el islam el que aceptara el consumo de bebidas alcohólicas, en vez del cristianismo… De Faro a Oslo y de Reijkiavik a Atenas se rezaría hacia La Meca, sin ninguna duda. Sin ir más lejos, de sobra es conocido la marca del abad barrigudo con una buena jarra en la mano. Tonta no es la Santa Madre Iglesia que simboliza la sangre con vino.

 

En nuestro Estado cada marca tiene sus devotos, como los pandilleros de los barrios norteamericanos, se reparten el mercado geográficamente, Cruzcampo, Mahou, Estrella Damm, Amstel… cada una tiene su rango de acción, aunque hay una que a través de la diáspora migrante de sus afiliados conquista terrenos cual Cid. Hablamos de Estrella Galicia, quién no conoce al típico gallego sibarita que dice: a mí dame una de esas y no me des lo que sale del desagüe.

Pues en toda esta gente ha pensado los iluminados checos, si a este placer se le podía unir otro, a parte del de departir con tus congéneres, ese eran los balnearios. Ni más ni menos, balnearios de cerveza. Ya te puedes sumergir en tu caldo preferido, en resorts como el Karlovy Vary sin preocuparte por sufrir una deshidratación, puesto que tienes consumo ilimitado de la cerveza de la casa.

Pero como buenos españoles esto no podía quedar así, por lo que sacamos nuestra copia barata. En Cofrentes, sí ahí al lado de la central nuclear, han construido el Beer Cofrentes Village para que si te pilla el apocalipsis radiactivo, te coja bien descansado y bebido.

Las aguas termales: Una gran fuente de salud

Para las antiguas civilizaciones las aguas termales eran un tratamiento médico en toda regla. En la antigua Roma y en Grecia el baño era un ritual muy importante que también servía para socializar. Fue así como surgieron los balnearios termales, que tenían un carácter simbólico y sagrado. Hoy los balnearios continúan siendo un punto de encuentro, un rincón para escapar del caos cotidiano y, por supuesto, un lugar para reequilibrar mente y cuerpo.

ofertas-caldea

Los diferentes tipos de aguas termales

Existen dos tipos de aguas termales, que se clasifican según su fuente de proveniencia: las magmáticas y las telúricas. Las aguas magmáticas surgen de los filones metálicos o eruptivos mientras que las telúricas pueden hacer irrupción en cualquier sitio.

Las aguas magmáticas tienen una temperatura más elevada, por lo general superan los 50º C, mientras que las aguas telúricas casi nunca lo hacen. Además, las aguas magmáticas contienen minerales como el arsénico, bromo, cobre, nitrógeno, boro y fósforo, mientras que las aguas telúricas tienen menos mineralización pero son más ricas en bicarbonatos, cloruros y sales de cal. No obstante, están ionizadas, poseen muchos iones negativos, que tienen propiedades relajantes.

Los beneficios para la salud de las aguas termales

El agua de las termas aumenta la temperatura corporal, con lo cual logra eliminar los gérmenes. También potencia la circulación sanguínea y la oxigenación, gracias a lo cual eliminamos las toxinas de nuestro organismo.

La oxigenación, en particular, revitaliza los tejidos y estimula nuestro metabolismo. De hecho, realizar baños frecuentes durante un periodo de al menos tres semanas contribuye a normalizar el funcionamiento del sistema nervioso vegetativo y regulariza la actividad de las glándulas endocrinas.

Por si fuera poco, las aguas termales también potencian el sistema inmunológico y generan una agradable sensación de bienestar y tranquilidad, lo cual se debe a que estimula la producción de endorfinas.

¿Para qué problemas de salud son recomendables las aguas termales? 

  • Aliviar los problemas reumáticos de carácter crónico
  • Estabilizar el funcionamiento del organismo cuando se sufre enfermedades como la diabetes y la obesidad
  • Calmar problemas gastrointestinales crónicos
  • Tratar las enfermedades respiratorias leves
  • Mejorar las enfermedades crónicas de la piel, como la dermatitis y la psoriasis, en especial si las aguas son ricas en azufre
  • Mejorar los problemas provocados por una mala circulación sanguínea
  • Eliminar los síntomas asociados con el estrés, la ansiedad y otros trastornos del estado de ánimo

Una alternativa cerca de casa

Si estás planificando una escapada de relax, deberías considerar un pequeño viaje a Andorra y a su famosa Caldea, uno de los centros termales más grandes de Europa que aprovecha las propiedades naturales del agua termal de la población de Escaldes para ofrecer una experiencia relajada al que la visita. Estas aguas en particular son ricas en sodio, sulfatos, calcio, potasio, silicio, magnesio y amonios.

El centro de aguas termales de Caldea, cuenta con piscinas y jacuzzis interiores y exteriores, tazas de hidromasaje, un divertido arroyo con corriente y baños indoromanos. También nos ofrece la posibilidad de disfrutar de masajes, tratamientos de wellness y una muy buena gastronomía típica de la zona.

En este centro encontrarás multitud de espacios acuáticos. Si vas en plena temporada de invierno, podrás disfrutar de un paseo por fuera del recinto dentro del agua caliente mientras te nieva encima, algo que difícilmente podrás olvidar.

El paraíso perdido de Cuenca

Aunque históricamente el ser humano fuera arrojado del paraíso, no cabe duda de que existe la posibilidad de regresar a él siempre que queramos, solo hay que visitar Cuenca y sus increíbles balnearios. En esta provincia podemos encontrar dos, Baños de Alcantud y el balneario de Solán de Cabras. Cierto es que hay muchos establecimientos que disponen de spa y diversas ofertas de este tipo, pero si lo que buscamos es un balneario de verdad y no un spa que cualquier cadena hotelera puede ofrecer, sin duda hay que visitar Cuenca, donde encontraremos en sus balnearios toda la tranquilidad y bienestar que andamos buscando. También podemos optar por visitar la página oficial de Turismo de Cuenca donde encontraremos toda la información que necesitamos.

spa

Los Baños de Alcantud, a 60 km de la ciudad, se ubica en una finca de 50 hectáreas sobre lo alto de un monte, en un entorno natural y con un manantial de agua que fue declarado de utilidad pública desde 1.845.

Unos hermosos jardines rodean el balneario, y en medio de este encontramos una piscina de agua minero-medicinal. Sus aguas son bicarbonatadas, sulfatadas y cálcicas, totalmente indicadas para favorecer el aparato digestivo, enfermedades reumáticas y renales. Su oferta es muy diversa, bañeras de hidromasaje, chorros, aerosoles y masajes, duchas circulares, nebulización colectiva, para-fangos y circuito termal. Además cuenta con una amplia oferta de excursiones y actividades.

Llegados a este punto advertir que lo mejor que podemos hacer si queremos conocer Cuenca y acceder a sus balnearios es alojarse en un hotel con Expedia, dada la gran oferta seguro que encontraremos lo que mejor se adecue a nuestras necesidades.

El otro balneario del que hablamos al principio es el Real Balneario de Solán de Cabras, ubicado cerca del río Cuervo y en el municipio de Beteta, está en la misma ruta que el río Guadiela y la Laguna del Tobar, denominada Ruta del agua.

La calificación de sus aguas es de mineralización débil, hipotónica, bicarbonatada, hipo-termal y cálcica litínica, lo que le confiere unas propiedades excepcionales. Debido a los años que se alberga en el acuífero, más de 500, su concentración química se ha homogeneizado al igual que su caudal.

Por todo esto Cuenca tiene un valor extraordinario para los sibaritas de la salud y el bienestar, por lo que unos días en cualquiera de estos dos saludables balnearios harán de nuestra estancia un encuentro con la naturaleza que revertirá muy positivamente en nuestro organismo.

Caldea al milímetro: un recorrido de fábula

En el corazón de los Pirineos Andorranos se erige el balneario más grande de Europa: Caldea. Este centro destaca con personalidad propia por sus innumerables juegos de agua, hay un chorro prácticamente para cada parte del cuerpo y una temperatura que se ajusta a cada necesidad. Es un refugio ideal para escapar del estrés cotidiano, dejarse mimar y reequilibrar mente y cuerpo. ¿Entramos?

Demediterraning-1_J

El Espacio Termolúdico

Agua a presión, vapor, aire caliente o incluso hielo… En el Espacio Termolúdico el agua adquiere todas las formas posibles para permitirte emprender un viaje de sensaciones que estimula los sentidos más allá de lo imaginable.

En la zona de baños termales hallarás una gran laguna interior de agua caliente donde no faltan los jacuzzi, las tazas de hidromasaje y los cuellos de cisne. También máscaras de agua vaporizada para hidratar el rostro y pianos de agua para masajear los pies. Todo discurre entre cascadas, cuyo ligero rumor genera una sensación muy agradable.

Si prefieres tonificar el cuerpo, te aguardan los baños indo romanos, donde el agua pasa de los 36º C a los 14º C para producir un contraste de temperatura que se convierte en una verdadera gimnasia para los músculos. Como colofón, puedes terminar en la sala “Luz de Wood”, un espacio cargado de iones negativos que te ayudarán a relajarte y a combatir todos los efectos de la ionización positiva, como el cansancio, la irritabilidad, el insomnio y la depresión.

El Espacio Orígenes

Esta zona es casi una oda a la creatividad que te permitirá salir completamente regenerado. Puedes comenzar el recorrido en el baño azteca, una laguna por la que discurre una corriente de agua, rodeada de un exuberante jardín tropical que te hará olvidar que estás en Andorra.

Sin embargo, este espacio atesora más rincones con los cuales tentarte, como el baño de pomelos, una relajante piscina engastada en un jardín japonés, un baño perfecto para exfoliar y suavizar la piel. Y si quieres descansar sin que nadie te moleste, puedes tumbarte en camas de agua que transmiten la sensación de estar flotando.

Los sabores de Caldea

En Caldea se han propuesto estimular todos los sentidos, por lo que tampoco falta la ocasión de degustar los buenos platos de la cocina andorrana. En el restaurante Oasis podrás encontrar apetitosos bocadillos que te permitirán reponer fuerzas y en el restaurante Deimos hallarás una cocina más selecta y original, aunque siempre autóctona, en la que reinan las carnes de caza y los mariscos.

En el Bar Sírius se abre otro capítulo de esta aventura. Te bastará toma el ascensor y llegar hasta el último piso de Caldea, encontrarás un bar mirador donde degustar un aperitivo o beber unas copas mientras disfrutas de unas vistas espectaculares sobre el valle.

Los aspectos prácticos

En realidad, todos estos lujos están al alcance de la mano ya que las ofertas existentes son muy apetecibles, que pueden incluir desde la entrada al Espacio Termolúdico y un almuerzo hasta una entrada nocturna con cena. Además, puedes ahorrar mucho más con packs pensados para la ocasión especial.

Zestoa, balneario de la belle epoque

Zestoa

Fuente: Scribacchina

Cuenta la leyenda que en 1760 unos perros del Marqués de San Millán, que padecían sarna, se metieron en unas pozas de agua caliente en Zestoa y tras aquello se curaron de la enfermedad. Cierta o no la historia, desde hace muchos años se le atribuyen múltiples cualidades curativas a las aguas de la localidad guipuzcoana.

La casa de baños primigenia, origen del actual balneario, se construyó en 1804. La aristocracia europea comenzó a sentirse atraída por Zestoa, por lo que en 1893 abrió el gran hotel, edificio emblemático del complejo, que posee un incofundible estilo belle epoque. La popularidad fue tal que llegó a tener su propia estación de tren.

Las aguas del balneario provienen del manantial de San Ignacio, y al parecer tiene efectos beneficiosos para el aparato locomotor, el digestivo o la piel. En la actualidad cuenta con una variedad de tratamientos de salud, estética y, por supuesto, relax y antiestrés. Para ello tiene unas instalaciones remodeladas, con hidrogims, piscinas, baños y salas respiratorias.

Si quieres más informacción accede a la web del balneario de Zestoa.

El balneario más bello del mundo

Dicen que sobre gustos no hay nada escrito, pero hoy os voy a ofrecer mi particular visión del que considero que es el balneario más bonito del mundo. Se encuentra en la fría Islandia, y se le conoce como Laguna Azul (Blue Lagoon).

Sé que os estaréis preguntando por qué le considero así. Pues os diré que, lo primero de todo porque se trata de un balneario geotermal. Y ahora, supongo, otra pregunta, ¿qué es un balneario geotermal? Solo os diré que está situado al aire libre y dentro del campo de lava más reciente del país. Creo que con eso está todo dicho…

islandia

fuente: diario del viajero

El balneario se encuentra a tan solo 39 kilómetros de la capital, Reijkavik, y es uno de los puntos fuertes del turismo islandés. Y no es para menos. Imagínense la estampa de la que uno disfruta mientras uno está descanso y disfrutando de las propiedades termales de estas aguas. Rodeado de volcanes. Tocamos prácticamente las nubes.

Una de las cosas que más llaman la atención de este lugar es el color de sus aguas. No, no piensen que es verde o roja o algo por el estilo. Es azul, pero un azul muy intenso. En este balneario se rompe ese dicho de que el agua es incoloro (aunque a todos cuando nos bañemos nos parezcan azules, pero en este caso es real).

Otro de los aspectos que impresionan son las mezclas de las columnas de humo, procedentes del volcán, con los chorros de vapor. La sensación es increíble. Siento ser repetitivo, pero da la sensación de que te estuvieses bañando en medio de las nubes.

Y un último aspecto que le hace increíble. La temperatura del agua durante todo el año está cercana a los 40 grados. Esto hace que podamos visitar este balneario tanto en verano como en invierno. Es decir, que no tenemos que viajar a Islandia solamente para pasar frío.

Con cosas así, ya se imaginan porque es, en mi opinión, el balneario más bello del mundo. Eso sí, en este caso, la imaginación nunca llegará al punto de belleza que alcanza el lugar. Se lo aseguro. Al menos, eso es lo que  me ocurrió a mí. ¿Se animan a comprobarlo?

Yeste y sus propiedades curativas

Las aguas termales tienen unas propiedades curativas que provocan que hacia ellos se produzca una especia de “turismo milagroso” de personas que padecen, especialmente, enfermedades óseas. Y no es para menos. Son muchos que sienten un gran alivio al pisar las aguas de estos centros.

En Castilla la Mancha, en el municipio de albacetense de Yeste, se encuentra uno de esos lugares que no solo nos curan en salud, sino que también nos dan vida, hasta tal punto que algunos creen que conseguirían la inmortalidad de pasar allí todos los días de su vida. No es de extrañar por tanto que a estos conocidos Baños termales de Tus se les asocie la siguiente frase: “si estuviera en Tus, no me moriría”, frase asociadas al abad de Uclés. Parece exagerado, pero es que sus aguas tienen unas propiedades curativas excelentes.

banos-de-tus

De origen romano, la visita del arzobispo valenciano en época de Carlos V, Martín Pérez de Ayala, aumentó la fama de estas famosas aguas termales. Y es que el alto cargo eclesiástico vio allí una gran oportunidad de revitalizar lo que hemos llamado anteriormente “turismo milagroso”.

Os preguntaréis por qué el abad de Uclés dijo esta frase. Por desgracia no se lo podemos preguntar, ya que no pasó allí todos sus días, ya me entienden, pero les vamos a explicar todas las propiedades de sus aguas. Están consideradas como minero-medicinales, bicarbonatadas, con grandes porcentajes de iones sulfato, cloruradas y sódico-magnésicas. ¿Y qué significa esto? Pues que nos permite llevar a cabo una mejor recuperación de enfermedades como la ciática, el reuma, artrosis, lumbagos, enfermedades respiratorias o catarros, por nombrar solo algunas.

Por tanto, un lugar especial en el que curarse en plena naturaleza. Y es que hay que decirles que se encuentra en un entorno espectacular al encontrarse muy cerca del Parque Natural de la Sima y Calares del río Mundo. Es decir, qué mejor que recuperarse y, además, hacer turismo rural.

Imagen: Turismo Castilla la Mancha